Sobre “El cazo de Lorenzo” y la negación de la diferencia.

*Redacción Educación Especial Hoy

Imagen relacionada

A principios de este año, a raíz de una junta de Consejo Técnico Escolar (CTE), se viralizó el video “El caso de Lorenzo”, como ejemplo de inclusión y aceptación de las personas con discapacidad.

Sin embargo, Víctor Santos Catalán, maestro de Educación Especial y persona con discapacidad visual (ceguera), manifestó una opinión contraria a la de la mayoría, expresándola en esta pequeña reflexión:

¡Ay Lorenzo, amigo mío!

Quiero comentarte que el viernes pasado nos presentaron tu video, y honestamente me quedé preocupado.
No sé si estés de acuerdo conmigo, pero me parece terrible que se difunda la idea de que tu circunstancia es una carga que hay que arrastrar y esconder; que sólo puedes relacionarte con alguna persona, que es cariñosa, amorosa y sensible; y que para estar visible en nuestro mundo, debes guardar tu diferencia en una bolsa.

¡Ay amigo! creo que esa no es la forma de colocarte en el lugar digno que mereces, pues nuevamente tú y tu diferencia fueron el problema.
Pienso que para ti amigo, sería de mayor utilidad que nosotros aprendiéramos a convivir contigo, aprendiéramos a respetarte y a quererte como eres, y que aprendiéramos a construir mundos donde tú y tu cazo estuvieran en paz como parte de la normalidad.

Afortunadamente no estuviste en mi consejo técnico, porque te ahorraste las expresiones humillantes: ¡pobrecito!, ¡qué feo estar así!, ¡ay sí amiga, que bueno que existen quienes los ayudan! 
Amigo, si tu sentir coincide con el mío, te pido disculpas en nombre de quien le correspondería hacerlo por presentarte con la intención que lo hizo.

Es a través de videos como este, que la Secretaría de Educación Pública (SEP), difunde entre los maestros, la visión de lo que hemos llamado “Inclusión a la mexicana”; una visión errónea y reducida, donde se niega a la diversidad humana y las diferencias individuales, se ignoran las necesidades educativas del sujeto y se impone una cultura donde cualquier persona que esté fuera del estandar de “normalidad”, no tiene cabida en la sociedad.

¿Tú qué opinas?

¡México necesita más maestros de Educación Especial!

*Redacción Educación Especial Hoy

Vivimos una época convulsa en el Sistema Educativo Mexicano, la Reforma Educativa recién aprobada, nos ha dejado un mal sabor de boca y la certeza de que las problemáticas se agravarán; la decepción es cada vez mayor y es claro que nos enfrentamos a una amenaza privatizadora que se ha fortalecido a lo largo de los años.

Educación Especial es una de las disciplinas más afectadas y los cambios que están por implementarse, apuntan a su desaparición o reducción al mínimo; el desmantelamiento de esta modalidad, se ha ejecutado de manera paulatina durante por lo menos diez años.

La imagen puede contener: 1 persona, texto

En artículos anteriores, hemos expuesto lo que hay detrás de los intentos de eliminarla a nivel público y quienes se beneficiarían, si permitimos que su plan se concrete.

A pesar del tiempo, las tensiones, los debates y los argumentos; no hemos logrado trascender del conflicto y establecer la clara diferencia entre Educación Especial e Inclusión Educativa. La primera como disciplina y la segunda como política de Estado.

La Educación Especial, es un campo disciplinar complejo y una medida específica para la inclusión de alumnos con discapacidad, problemas de aprendizaje, aptitudes sobresalientes, problemas graves de conducta y trastornos del desarrollo; su trabajo se centra en favorecer los aprendizajes, las habilidades para la vida y la independencia de los alumnos que la requieren.

Con más de dos siglos de historia, desarrollo y avances, la Educación Especial está más allá de los cambios en materia educativa y es indispensable para alcanzar la inclusión de este sector vulnerable de la población. Es por eso, que nuestro país necesita más maestros capacitados para dar respuesta a las necesidades educativas de las personas con discapacidad.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 15% de la población mundial está en condición de discapacidad y la tasa va en aumento. En México, no tenemos una cifra real ni aproximada del número de personas con discapacidad, pero de acuerdo a las cifras de la OMS, por lo menos 10 millones de mexicanos estarían en esta condición.

¿Cuántas de esas personas están en edad escolar y cuántas asisten a la escuela?

Las cifras estadísticas del Sistema Educativo Nacional (SEP, 2018) señalan que la población de alumnos en Educación Básica (EB) en el ciclo escolar 2017 – 2018 fue de 25, millones 447,467 alumnos, por lo que, y de acuerdo a la OMS en las escuelas deberíamos tener 3, millones 750,000 alumnos con algún requerimiento de Educación Especial y no 612, mil 039 que reporta la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Esto advierte que: más de 3 millones de niños y jóvenes con algún requerimiento de Educación Especial, en edad de Educación Básica, NO HAN SIDO DETECTADOS NI ATENDIDOS POR LA SEP.

Esta cifra debe multiplicarse en número de personas beneficiadas, ya que los maestros de Educación Especial, también brindan su servicio a los padres de familia y a los maestros de Educación Básica.

De los 612 mil 039, que asisten a la escuela ¿Cuántos realmente ejercen su derecho a la educación?

En su Artículo 24, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), establece lo siguiente:

No hay descripción de la foto disponible.
La imagen puede contener: 3 personas
La imagen puede contener: texto

Si no hay maestros de Educación Especial ¿Quién brindará los apoyos educativos a los alumnos con discapacidad?

Lo establecido en la CDPD está lejos de cumplirse en nuestro país, los recortes al presupuesto destinado a la educación, la corrupción dentro de la SEP y la nula voluntad política para solucionar la problemática; apuntan a un retroceso y no a la mejora que nos prometieron.

Durante los últimos años, la labor e intervención de los maestros de Educación Especial se ha visto cada vez más limitada; las carencias de infraestructura, herramientas, materiales y equipos multidisciplinarios, constituyen una barrera para la realización de su trabajo. La SEP no contrata a suficientes maestros ni imparte las cuatro áreas de formación de la Licenciatura en Educación Especial en todas las Escuelas Normales de Especialización del país; a raíz de la implementación del plan de estudios 2018, se eliminó la formación de maestros de Educación Especial y se sustituyó por la Licenciatura en Inclusión Educativa; una formación incompleta, vacía y que no ofrece a los alumnos las herramientas necesarias para la atención a alumnos con requerimentos de EE.

Después de meses de lucha estudiantil y resistencia a los embates de la autoridad, las Escuelas Normales de Xalapa, CDMX y Oaxaca, lograron restablecer la LEE.

En el resto del país, la desaparición de la LEE, es un hecho doloroso, grave y que vulnera el derecho a la educación de las personas con discapacidad; un golpe fulminante para esta disciplina y evidencia del desprecio de la SEP hacía ella.

La malinterpretación y manipulación de políticas educativas internacionales y descontextualizadas de la realidad de nuestro país, han hecho que el Estado y la SEP, asuman que la Inclusión Educativa es un sustituto de la Educación Especial, que son opuestas, que no pueden coexistir y que la sustitución de una licenciatura por otra, garantizará que todas las personas con discapacidad ejerzan su derecho a la educación.

Gravísimo error…

Es necesario entender, que garantizar la presencia de todos los alumnos en las escuelas, no nos convierte en incluyentes; garantizar que ejerzan su derecho a aprender y a participar, sí. Cuando reducimos la inclusión a accesibilidad, ajustes razonables y diseño universal, estamos condenando a la exclusión a los alumnos con necesidad de apoyos más intensos, apostando por la normalización de los individuos, negando la diferencia y desconociendo la diversidad humana.

El panorama parece ser poco alentador para alumnos, maestros y padres de familia; sin embargo, mientras existan personas con requerimientos de apoyos específicos; nuestra disciplina seguirá existiendo y los maestros especializados seguiremos siendo necesarios. ¡México necesita y necesitará maestros de Educación Especial!

No hay descripción de la foto disponible.

¡Inscríbete a la Licenciatura en Educación Especial!

“Lo que el CONADIS se llevó, y lo que nos dejó”.

*Redacción Educación Especial Hoy

Adiós al CONADIS.

La desaparición del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS), ya es un hecho. Este organismo, fue creado con el objeto de establecer la política pública para las personas con discapacidad, así como promover sus derechos humanos, su plena inclusión y participación en todos los ámbitos de la vida”.

Desde que inició la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, comenzó una dura batalla en defensa de este organismo; el cual se va sin que se haya nombrado un titular y sin que las 50,000 firmas recabadas para pedir su permanencia fueran suficientes para salvarlo.

Diversas organizaciones, activistas, legisladores, periodistas, personas con discapacidad, familias y otros interesados en el tema, se han reunido, organizado y compactado para intentar generar un movimiento que lograra poner un alto al gobierno de la 4T y garantizara la permanencia del CONADIS o la creación de otro organismo con mayores facultades, autónomo e independiente.

El gobierno, no cedió. El CONADIS se va, y en su lugar quedará un Sistema de Atención a la Discapacidad, iniciativa que ya ha sido avalada por la Secretaría del Bienestar. Esto significa que la petición de autonomía e independencia, también fue ignorada.

¿A quién le afecta la desaparición del CONADIS?

Al grupo mencionado.

¿A quién le beneficia la permanencia del CONADIS?

Únicamente a ellos.

REFLEXIONEMOS SOBRE EL ASUNTO:

El 3 de mayo de 2008, entró en vigor la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad; de acuerdo al Artículo 33 de la misma, México debe contar con un organismo gubernamental que asegure el cumplimiento de dicha convención, e incida en las políticas públicas en materia de discapacidad. Ese organismo era el CONADIS.

Artículo 33 de la Convención sobre mis Derechos de las Personas con Discapacidad.

Sin embargo, su incidencia e impacto en la calidad de vida de las personas con discapacidad han sido prácticamente nulos. Su desaparición pasará desapercibida y nadie salvo el grupo que lo defiende lo va a lamentar; la mayoría de las personas con discapacidad en México, seguirán viviendo de la misma manera, muchas de esas personas nunca oyeron hablar de ese organismo y nunca se beneficiaron de él.

Importante resaltar, que a pesar de que la CDPD fue una iniciativa del gobierno mexicano, nuestro país incumple con todos los artículos de la misma; esto quiere decir que el organismo encargado de velar por su cumplimiento, no ha hecho el trabajo para el que fue creado.

Si el CONADIS era inoperante e  indefendible ¿Por qué es tan importante para este grupo?

La respuesta es una: poder.

La existencia de un organismo como ese, les ha permitido posicionarse, imponer agendas políticas y asumirse como representantes de todas las personas con discapacidad. Una plataforma política de gran valor, que no querían perder.

Pero no nos equivoquemos, la desaparición del CONADIS, no desaparece el control y el poder de estas organizaciones “dueñas de la discapacidad y de las decisiones”; si no es ahí, buscarán los medios para seguir manteniendo el control, justo lo que están haciendo ahora.

¿Quienes son sus defensores?

Aparte de los ya mencionados: miembros del Movimiento Tres Doce, académicos e integrantes de la Asamblea Consultiva del CONADIS. Estos actores, se han unido para recabar firmas que sustenten una carta dirigida al presidente de la República y a otros funcionarios. El mensaje es el siguiente:

#InclusiónNoSoloPensión
Licenciado Andrés Manuel López Obrador,
Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

Los al menos siete millones de personas con discapacidad (PcD) que viven en México no tienen satisfechos sus derechos básicos.

Más de la mitad vive en la pobreza: 54% de acuerdo con el Consejo Nacional para Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (CONEVAL).

De cada 100 PcD, 55 no han completado la educación primaria.
En México son inexistentes las políticas que garanticen su derecho a vivir de forma independiente y a ser incluidos en la comunidad.

Las personas sordas carecen de acceso a intérpretes certificados en lengua de señas mexicana, sólo hay 42 en el país.

Las PcD que viven en zonas rurales sufren condiciones de abandono extremo y marginación, consecuencia de la desigualdad y la discriminación múltiple por falta de acceso a salud, educación, vivienda, trabajo, justicia (Pronadis).

Estas desigualdades persisten por la falta de un marco institucional sólido que articule las acciones de todos los niveles de gobierno para hacer posible que las personas con discapacidad tengan una vida digna y acceso a todos sus derechos.

México, al firmar y ratificar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), se comprometió a contar con un organismo de alto nivel encargado de hacer esto posible. En la Ley General para el desarrollo y la inclusión de personas con discapacidad vigente, este organismo es el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS). En estos seis meses de su administración no se ha nombrado a una persona titular y sabemos que su gobierno analiza desaparecerlo.

Sabemos también, que está consciente de las necesidades apremiantes de las personas con discapacidad y de la importancia que sean incluidas al desarrollo; la agenda es un asunto de justicia social y es urgente cumplirla. Si bien el CONADIS hasta ahora no ha logrado cumplir el mandato para el cual fue diseñado, habría que mejorarlo, perfeccionarlo y no desaparecerlo. Por el contrario, proponemos colocarlo en la agenda de derechos humanos que impulsa su gobierno en lugar de limitarlo a una política de asistencia social.

Desde una visión de Derechos Humanos, la respuesta institucional para abatir el rezago debe ser echar a andar una serie de programas y acciones en todas las dependencias, nombrar a una persona responsable de coordinarlo, evaluarlo para medir resultados y que haya un compromiso desde la Presidencia para que se cumpla.

No solo la pobreza mantiene excluida a esta población, sino también la discriminación estructural por el solo hecho de tener una discapacidad. Si bien reconocemos que existe una partida presupuestal histórica para aliviar, en alguna medida, las condiciones de pobreza extrema de un millón de personas, es indispensable complementar esta acción con la articulación de políticas públicas para lograr que todos los mexicanos con discapacidad gocen de los mismos derechos y dejen de ser ciudadanos de segunda.

El 3 de mayo de 2019, la Relatora Especial sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Catalina Devandas Aguilar, envió una comunicación al gobierno mexicano expresando “su grave preocupación sobre el anuncio de la posible disolución del CONADIS”.

También manifestó que le preocupa lo siguiente: “(Que) el enfoque de derechos humanos que introduce la CDPD sea desplazado por un enfoque desactualizado, en donde las necesidades de las personas con discapacidad se quieran remediar de manera asistencialista y no a través de intervenciones públicas tendentes a eliminar las barreras sociales que limitan su participación plena”.

Por todo esto, lo urgimos, señor presidente, para que tome acciones en favor de millones de mexicanos con discapacidad y sus familias (al menos 25 millones) y que se implementen en el corto y mediano plazo.

Proponemos que, por intermedio de la secretaría de Gobernación, se instale una mesa de trabajo plural con organizaciones de y para personas con discapacidad, aliados y expertos para que entre todos contribuyamos a construir un organismo mediante el cual el Estado Mexicano cumpla sus obligaciones. Si no es CONADIS, definamos cuál sería este mecanismo.

La transformación del país que usted ha prometido no será posible sin las personas con discapacidad que han sido siempre excluidas y discriminadas. Una respuesta institucional desde los derechos humanos en este tema sería un legado histórico de su gobierno.

Atentamente,

“Nada de nosotros, sin nosotros”.

La misiva, puede percibirse como un genuino llamado a la democracia y al respeto a los Derechos Humanos, sin embargo, el que personajes involucrados en la violación de los mismos derechos que dicen defender y en la imposición de agendas políticas, respalden y difundan la iniciativa; despierta nuestras más profundas sospechas sobre la verdadera intención de la carta.

Sería erróneo afirmar que todos los integrantes del movimiento que lleva por nombre #Artículo 33, son malintencionados y tienen intereses particulares; sin embargo, su interés en los derechos humanos, los lleva a legitimar la propuesta del Movimiento Tres Doce y a facultarlos para seguir incidiendo y decidiendo en nombre de todos.

Dos de los miembros de nuestro colectivo, fueron invitados al grupo y a respaldar la iniciativa,el día de ayer fueron expulsados por manifestar la necesidad de denunciar la problemática educativa y la violación de los derechos de los alumnos con discapacidad que asisten a las escuelas públicas, cometida por la Secretaría de Educación Pública (SEP), y su titular Esteban Moctezuma Barragán. Se les dijo que “ese no es el objetivo del grupo” y “no se puede forzar el apoyo a nuestra causa”. Una respuesta lamentable, de parte de aquellos que dicen defender los derechos de las personas con discapacidad.

Recordemos que el Movimiento Tres Doce, ha sido designado por la SEP para encabezar e implementar la Estrategia Nacional de Inclusión Educativa; acción que pretenden realizar sin la participación de alumnos, padres de familia y maestros. A los docentes, les hizo llegar una serie de formatos a llenar de manera exprés y una “encuesta” de opinión con respuestas de opción múltiple, amañadas para legitimar la estrategia. Sin duda, esto será asumido como “consulta”.

Recordemos también que durante décadas, se ha percibido a la escuela pública y a sus maestros como meros operadores de las políticas educativas, que ejecutan y asumen las decisiones sin cuestionar y que no tienen derecho a opinar ni a participar en la construcción del modelo educativo en turno. Es momento de que esa situación cambie y de que la sociedad entienda, que maestros y alumnos también son sujetos de derechos que el Estado tiene la obligación de respetar y garantizar su ejercicio.

Ante esta situación, planteamos las siguientes preguntas:

¿Dónde quedan los alumnos con discapacidad y sus familias?

¿En qué momento se les va a preguntar su opinión?

¿Cómo justificará la SEP que se está violando su derecho a decidir y a participar de las decisiones que les afectan?

Seguimos esperando que el secretario de educación responda a estas y más interrogantes que no pueden ser ignoradas, y abra las mesas de diálogo a la participación de la comunidad de la escuela pública.

El CONADIS, ha guardado silencio ante la problemática educativa, y sus funcionarios han estado presentes en las mesas de trabajo realizadas en la SEP de manera privada. Otra evidencia de a quien ha servido en realidad este organismo.

En conclusión: respaldar la petición de #Artículo 33, es respaldar al Movimiento Tres Doce y empoderarlo para continuar con su plan de lucrar con la educación de las personas con discapacidad en México.

El colectivo Educación Especial Hoy, manifiesta su rechazo su iniciativa y exige el respeto irrestricto a todos los derechos de los alumnos de las escuelas públicas y sus familias.

También, manifestamos nuestro rechazo a las políticas asistencialistas de la actual administración, y exigimos la implementación de políticas públicas que realmente beneficien a las personas con discapacidad y les garanticen en acceso a una vida digna e independiente.

¡NUNCA MÁS, UN CAMBIO SIN NOSOTROS!

Movimiento Tres Doce, Esteban Moctezuma y la Estrategia Nacional de Inclusión Educativa.

*Redacción Educación Especial Hoy

El viernes 7 de junio, Yo También AC, dio a conocer la entrevista realizada por la periodista Katia D’ Artigues al Secretario de Educación Pública. Durante esa plática, Esteban Moctezuma Barragán, declaró que el Movimiento Tres Doce será el encargado del diseño e implementación de la Estrategia Nacional de Inclusión Educativa y que las convocatorias para participar en las mesas de diálogo y discusión serán cerradas y privadas; es decir: será este grupo quien decida a quien invitar y a quien no.

Las declaraciones del secretario, han agudizado la inconformidad de maestros de Educación Especial, padres de familia, alumnos y personas con discapacidad que han sido excluidos de las decisiones y cuya voz carece de valor e importancia para los responsables de la política educativa en nuestro país.

Esa entrevista, confirma la corrupción y el compadrazgo que imperan dentro de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

¿Cuál es la relación del Secretario de Educación con el Movimiento Tres Doce?

El 27 de marzo de 2015, Federico Núñez Perea presidente de la Red Nacional para Prevenir la Discapacidad (RENAPRED), recibió del entonces Presidente Ejecutivo de Fundación Azteca, Esteban Moctezuma Barragán, un cheque por la cantidad de 22 millones 500 mil pesos, como donativo recaudado para su organización.

La clave está en Federico Núñez Perea, presidente rotativo de dicho movimiento y amigo íntimo del secretario. Mientras el presidente de la República, declara en cada oportunidad que “ya no hay corrupción en el gobierno”; Esteban Moctezuma le entrega la rectoría de la SEP y la educación de las personas con discapacidad a uno de sus amigos. No es casualidad, que sea precisamente su organización, la encargada de la Estrategia Nacional de Inclusión Educativa.

Para entender mejor la relación entre ambos, es necesario investigar el pasado de Esteban Moctezuma como presidente de Fundación Azteca y el programa “Orquestas Infantiles Esperanza Azteca”, financiadas con dinero público e impulsado por dicha fundación.

¿Qué es el Movimiento Tres Doce?

Es un grupo formado por Asociaciones de la Sociedad Civil, Organizaciones No Gubernamentales, empresarios y periodistas; su objetivo es “visibilizar a las personas con discapacidad e interactuar con el gobierno con la finalidad de fortalecer los derechos humanos de esta población”. Así lo afirman en sus redes sociales.

Este movimiento, agrupa a más de 200 AC’s y ONG’s, que ofrecen servicios a personas con discapacidad, y que se vieron afectadas con las políticas de austeridad y combate a la corrupción, implementadas por Andrés Manuel López Obrador y a raíz de las cuales, se les retiró el financiamiento y apoyo económico (tema que abordaremos en un próximo artículo).

Propuesta ciudadana: ACCESO EFECTIVO A LA EDUCACIÓN INCLUSIVA EN MÉXICO

El 20 de marzo de este año, el movimiento dirigido por Núñez Perea, entrego la propuesta “Acceso Efectivo a la Educación Inclusiva en México”, aceptada por la SEP para su implementación.

La propuesta fue presentada ANTES de aprobarse la Reforma Educativa y de su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF), reforma en cuyo decimoctavo transitorio, se establece que el gobierno tendrá 180 días para elaborar e implementar una Estrategia Nacional de Inclusión Educativa y que la Educación Especial se impartirá en casos excepcionales.

Tampoco es casualidad que la reforma “se amoldara” a los intereses de este grupo.

Convocatoria emitida por el Movimiento Tres Doce, a una reunión programada para el miércoles 29 de mayo; la reunión no se realizó ese día, cambiándose para el lunes 3 de junio.

A partir de ese día, se han realizado varias reuniones a puerta cerrada en las oficinas de la SEP, los asistentes han sido convocados de forma secreta, las reglas de participación han sido estrictas y limitantes; no hay apertura al diálogo, ni se acepta la presencia en las mesas de diálogo, de personas u organizaciones que no hayan recibido invitación directa.

En las reuniones han estado presentes, funcionarios de la SEP de los distintos niveles educativos y de las Escuelas Normales.

¿A quién sirve el Secretario de Educación Pública?

La problemática no es menor e implica la violación de los derechos humanos de las personas con discapacidad y sus familias, derechos sustentados en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y que el Estado mexicano está obligado a garantizar. Los que integramos el colectivo Educación Especial Hoy, hemos manifestado nuestra preocupación e inconformidad ante esta situación en diversas instancias, el mismo día que se publicó la entrevista, mandamos una carta al presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH); hasta el día de hoy, no hemos recibido respuesta.

La propuesta presentada por el Movimiento Tres Doce y aceptada por la SEP, está avalada por el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS), el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) y el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA); organismos que tendrían que estar velando por el respeto a los derechos humanos y no contribuyendo a su violación.

Queda claro, que nos enfrentamos a una cadena infinita de corrupción y a un engranaje de instituciones y organismos gubernamentales que han validado al Movimiento Tres Doce para asumirse como representante de todas las personas con discapacidad en México.

Muchas páginas son necesarias para plasmar los resultados de nuestras investigaciones y la cantidad de irregularidades que hemos detectado en la construcción, planteamiento, discusión y próxima implementación de esa estrategia.

La injerencia de grupos empresariales y organismos internacionales en las políticas educativas, es más que evidente a pesar de que el gobierno afirme lo contrario; el pasado de Esteban Moctezuma Barragán como presidente de Fundación Azteca y su designación como titular de la SEP, es muestra clara de la continuidad del proyecto educativo neoliberal.

Manifestamos que nuestra mayor preocupación, es el derecho a la educación de las personas con discapacidad, la escuela pública y el destino de la modalidad de Educación Especial; disciplina crucial para garantizar la participación y el aprendizaje de este sector de la población y una medida específica para la inclusión que debería estar fortaleciéndose y no intentando eliminarse.

Exhortamos a todas las personas con discapacidad, a sus familias y cuidadores, a levantar la voz y a exigir su derecho a participar de las decisiones que les afectan directamente.

http://www.gruposalinas.com/es/visor/15101

“LA EDUCACIÓN ESPECIAL: DE UN BIEN PÚBLICO, HACIA UN SERVICIO PRIVADO.”

Algunas de las Asociaciones de la Sociedad Civil que se agrupan en el Movimiento Tres Doce, organización a la que la SEP le ha entregado la Educación Especial en México.

*Este artículo fue publicado en nuestra página de Facebook el 21 de marzo de este año, al día de hoy, se ha confirmado la intención y el negocio detrás de los intentos de desaparecer a la Educación Especial.

En fechas recientes, ha cobrado fuerza la controversia respecto a que el Estado mexicano no debe impartir Educación Especial para las personas con discapacidad, pues ello, bajo algunas interpretaciones de los conceptos de inclusión y discriminación, es un acto excluyente que quebranta el derecho a la educación de esta población.

Sin embargo, aceptar la interpretación de que la inclusión significa que todos los estudiantes con discapacidad, sin importar sus condiciones particulares de vida, sean escolarizados en cualquier escuela para imponerles que aprendan lo mismo, lleva consigo, un peligroso deslizamiento que va de la responsabilidad federal hacia la adjudicación altruista o prosocial.

Es real, que frente a esa situación, todas las familias que tienen un integrante con discapacidad en edad de escolarización, y que cuyas necesidades educativas son más básicas que el aprendizaje de la lectura, la escritura, el cálculo y la solución de problemas, al no recibir atención pertinente en el Sistema Educativo Nacional, desertarán de él o se verán obligadas a buscar servicios alternos.

De este modo, las fundaciones, asociaciones civiles e Instituciones de Asistencia Privada contarán con el terreno más fértil para seguir cultivando y cosechando los frutos de “su bien intencionada lucha por los derechos de las personas con discapacidad”.

20 de marzo de 2019: el Movimiento Tres Doce entregó la propuesta “Acceso Efectivo a la Educación Inclusiva en México” al Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán.

Veamos el camino:

Además de que el Sistema Educativo Nacional no reconoce muchas de las necesidades básicas de niños y niñas con discapacidad, ante la falta de escuelas con infraestructura adecuada, material didáctico concreto, mobiliario adaptado y de profesionales que realicen una intervención especializada; los estudiantes y sus familias, se verán en la obligación de buscar trabajos de terapia, rehabilitación y enseñanza específica fuera de la escuela, ¿Y dónde los van a encontrar? La alternativa sólo será una.

Como las escuelas públicas del nivel superior, a partir de este ciclo escolar (2018 – 2019) dejaron de formar a maestros en Educación Especial, dentro de pocos años, las únicas instituciones que se encarguen de este trabajo serán del sector privado; pues, parece que no es coincidencia que las universidades de TELETÓN cada vez son más y su oferta de formación más amplia.

De frente a la ausencia de maestros y maestras especialistas en discapacidad, los jardines de niños, escuelas primarias y secundarias, estarán en la obligación de conseguir cursos de capacitación que les brinden nociones elementales en este tema; y pese a que en el mejor de los casos, ellos sean ofertados por la misma Secretaría de Educación Pública, la institución tendrá que pagarle a fundaciones u organizaciones de la sociedad civil para que lo haga.

Pero además, como los maestros y maestras de Educación Básica serán los únicos responsables de los procesos de enseñanza y de aprendizaje de los estudiantes con discapacidad, recurrirán al consumo de manuales, instructivos y compendios de estrategias de atención a…, y, ¿Por quienes van a ser elaborados? Nótese el creciente mercado por internet al respecto.

Y si a lo anterior le agregamos, que por lo menos un millón de personas con discapacidad recibirán una pensión aproximada a los $ 1200 mensuales, el terreno queda totalmente abonado.

Pareciera que beneficiar a un millón de personas con discapacidad son pocos, y sí, pero, sólo en relación con el total, porque un millón de personas con $1200 disponibles para gastar cada mes, da un total de mil doscientos millones de pesos, cantidad nada despreciable por ganar, aunque sea cada año.

*Al día de hoy, 7 de junio, las Escuelas Normales de Especialización de la CDMX, Veracruz y Oaxaca, han logrado el restablecimiento de la Licenciatura en Educación Especial, después de meses de lucha e imposición por parte de las autoridades.

El colectivo Educación Especial Hoy, mantiene su postura en defensa del derecho de todas las personas con discapacidad, a una educación pública, gratuita, equitativa y humana ¡NUNCA MÁS, UN CAMBIO SIN NOSOTROS!

Ser discapacitado o persona con discapacidad…

📆 Texto publicado el 3 de diciembre de 2018, en el marco del “Día Mundial de las Personas con Discapacidad”.

A lo largo del tiempo, se han creado distintas representaciones en los imaginarios sociales respecto a las personas con diferencias físicas, sensoriales, orgánicas y psíquicas.

Ello, ha correspondido al uso de términos como: “malitos”, “idiotas”, “enfermos”, “impedidos”, “minusválidos”, “atípicos”, “anormales”, “discapacitados”, y últimamente: “personas en situación de discapacidad o con discapacidad”.

Sin embargo, el tránsito de una noción a otra solo se ha dado en algunas esferas sociales, pues, parece que exceptuando los ámbitos legal y académico, es frecuente escuchar en la vida cotidiana de casi cualquier persona referirse al “otro” como “el malito”, “el enfermo”, “el pobrecito” y el que tiene “capacidades diferentes”.

Ahora que están por finalizar los primeros veinte años del nuevo milenio, es necesario reposicionar el lugar social que ocupamos las personas con discapacidad para ejercitar nuestra ciudadanía en plenitud, y con ello, que la construcción de identidades individuales y colectivas dignifiquen nuestras presencias.

Nombrarnos como personas en situación de discapacidad o con discapacidad, representa el reconocimiento de que en nuestras formas de vida y de convivencia diaria intervienen muchos aspectos interrelacionados que no son únicamente propios a nosotros; pero, a su vez, tendría que significar que existe una conciencia por la que sabemos que las características individuales no desaparecen.

El que esto escribe, es una persona con ceguera. Ella ahí está, en todo lugar y en todo momento, pero, al utilizar una computadora para escribir no es discapacitado porque tiene las herramientas necesarias para hacerlo; sin embargo, sí es persona con discapacidad al pedir ayuda para detener el camión que lo llevará a su destino, pues no existen condiciones para que por sí mismo lo haga de manera independiente.

Del mismo modo pasa en aquel amigo con hemiplejia: Él, llega con su silla de ruedas a la escuela donde labora, entra, sube a través de las rampas a la planta alta del inmueble, da sus clases y luego regresa a su casa en su camioneta; no obstante, es una persona con discapacidad porque en su colonia no puede andar entre las calles llenas de baches, postes, jardineras y autos atravesados en el que debería ser su paso.

En ambos casos, no es la particularidad de las personas la que les discapacita, sino la interacción de la ceguera o de la hemiplejia con las características del medio en que se ubican.

De ahí la importancia de que las condiciones políticas, sociales, culturales, económicas y educativas en que nos encontramos las personas con discapacidad, respondan a nuestras especificidades, y no solo físicas, sino de cualquier tipo.

En el “Día Internacional de las Personas con Discapacidad” y desde la realidad que vivimos ¿Cómo pensar en escuelas, sociedades y en una nación incluyente?

“EDUCACIÓN ESPECIAL CON VERDADERO ENFOQUE INCLUSIVO ¿DE DÓNDE PARTIR?”

Seguimos compartiendo nuestros primeros textos, este fue publicado el 13 de noviembre de 2018; un día después de dar a conocer oficialmente al colectivo.

Un artículo de Víctor Santos Catalán

Maestro en Desarrollo Educativo por la Universidad Pedagógica Nacional (UPN)
Licenciado en Educación Especial, área de atención: Visual/ Egresado de la Escuela Normal de Especialización (ENE) de la CDMX.

Víctor con sus padres, celebrando su graduación de la Maestría.

En este texto, se toma como eje la noción de discapacidad, para plantear ideas y condiciones de partida que garanticen a los alumnos en esta condición, el ejercicio real de su derecho a recibir educación de calidad.

Aclarando que la discapacidad es una condición de vida del sujeto y no una enfermedad.

La intención no es presentar una perspectiva excluyente o de segregación; sino, resaltar que el diseño, la implementación y seguimiento de la política de “Educación Inclusiva” en el Sistema Educativo Nacional, exige considerar los conocimientos, debates y participación activa de otros profesionales en el campo que desde sus disciplinas específicas, propongan más bases necesarias para incluir con calidad a los sectores de la población, tradicionalmente marginados.

En la actualidad, la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través de la Dirección de Educación Especial (DEE), establece en su Planteamiento Técnico Operativo (PTO) siete poblaciones con prioridad de atención, al considerarlas en riesgo de exclusión y/o marginación, siendo estas: personas con discapacidad, migrantes, indígenas, personas en situación de calle, con enfermedad, con talentos específicos y aptitudes sobresalientes (SEP, 2015).

No obstante, el trabajo pertinente para las otras seis categorías que se introducen, solo se vinculan con la discapacidad mediante la posible negación del derecho a la educación de calidad; la atención y formación de los alumnos incluidos en esas categorías rebasa por completo los conocimientos y habilidades de quienes nos formamos en la Educación Especial.

Aceptarlo, no significa reconocer nuestra incapacidad profesional, sino asumir una postura ética que implica la delimitación pertinente de cada ámbito de acción. Las realidades cotidianas de las escuelas de Educación Básica (Jardines de Niños, Primarias y Secundarias), señalan que en cada una de ellas, es indispensable la presencia y participación de otros docentes especializados que, de manera articulada, propicien la trasformación de los contextos, y con ello, el Sistema Educativo sí responda a las singularidades de los estudiantes. Se trata de utilizar las acciones afirmativas y la discriminación positiva, en pro del reconocimiento, la valoración y legitimación de todas aquellas diferencias inherentes a la diversidad.

Para que el enfoque de Educación Inclusiva sea un proceso de implementación, y no de implantación fría, requiere trascender la mera aplicación de leyes, normas, reglamentos y/o disposiciones oficiales que responden a los marcos de acción impuestos por organismos internacionales, y que sin mediación alguna, carecen de sentido en las vidas de los y las estudiantes a quienes se pretende incluir.

Conviene que docentes, familias, autoridades y demás figuras educativas, dejemos de pensar la inclusión en términos de simple igualdad y que, con el horizonte de las nociones de igualdad formal e igualdad sustantiva, volteemos la mirada para comprenderla de manera integral. Una discusión conceptual de esta naturaleza, contribuye a la comprensión de que, de principio a fin, la inclusión debe tener las cualidades de calidez y aprehensión para acercarse a quienes han sido y son vulnerados.

La reciente disposición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), representa cabalmente, los cúmulos de ideas y aspiraciones que tienen algunos sujetos respecto a la Educación Inclusiva; demostrando sus conocimientos en materia de leyes pero evidenciando su ignorancia en todo lo referente a procesos y necesidades educativas de estudiantes con discapacidad.

No es que sólo algunos alumnos requieran de atención especializada por enfrentar condiciones que implican altos grados de dependencia, sino que, toda persona en cualquier situación específica, merece ser tratada con dignidad y de manera diferenciada. Siendo esto último lo que sustenta la importancia, permanencia y la urgente necesidad de fortalecer la Educación Especial en México.

Continuar con la formación de maestros especialistas en discapacidad, simboliza que el Estado garantiza a ese sector de la población la oportunidad de recibir educación de calidad.
La desaparición de los programas de Educación Especial a través de la transformación violenta de la Licenciatura en Educación Especial en Licenciatura en Educación Inclusiva significa la pérdida de profesionales con la preparación necesaria para el trabajo específico y la atención que requiere el alumnado atípico. De llevarse a cabo, los próximos Licenciados en Inclusión, serán una suerte de supervisores internos en las escuelas, cuya función principal será observar y vigilar la aplicación indistinta de leyes, normas y programas descontextualizados que ignoran o niegan la diferencia.

Cabe cuestionar:

➡️¿Quiénes enseñarán el sistema de lectura y escritura Braille, Dactilología, Lengua de Señas Mexicana (LSM) o el uso de tableros de comunicación, entre otras didácticas específicas a los alumnos que dependen de estas herramientas para comunicarse y para aprender?

La misma interrogante surge en relación al trabajo con alumnos hablantes de lenguas indígenas, extranjeras o cualquiera de las otras poblaciones con prioridad para la SEP; en cada caso específico, parece que la respuesta es similar: el modo en que actualmente se desarrolla el trabajo en Educación Especial y en las escuelas regulares, aunado a la unificación de múltiples perfiles en uno solo, es en sí mismo una Barrera para el Aprendizaje y la Participación que el Sistema Educativo impone a los estudiantes.

Es imperioso exigir que los servicios de atención a grupos vulnerables estén conformados por especialistas en discapacidad, indigenismo, bilingüismo, capacidades sobresalientes, etc.
A cada especialista se le debe formar en su área específica con una orientación inclusiva que propicie el desarrollo integral del alumnado bajo su cargo.

Como maestros en servicio, maestros en formación y profesionales involucrados en los procesos educativos; es nuestro deber exigir que todas las escuelas cuenten con la infraestructura (rampas, canaletas, señalizaciones visuales y auditivas, mobiliarios adaptados, baños en los salones, etc.), las herramientas y el personal necesario para garantizar la correcta inclusión de los alumnos, así como luchar por el fortalecimiento de los programas de Educación Especial y por la permanencia de la Licenciatura en Educación Especial en todas su áreas de formación.

Si estas condiciones no se cumplen (como es el caso), “incluir” a los alumnos en las escuelas así nada más, significa ir en contra del discurso de educación inclusiva y vulnerar el derecho de todos los mexicanos a una educación de calidad.

“Nada de nosotros, sin nosotros”.

Víctor Santos, es uno de los pocos maestros ciegos egresados de la ENE; ha luchado por el fortalecimiento, permanencia y transformación de la modalidad de Educación Especial desde 2009. Él es resultado de esta disciplina y de la política de integración.

HABLEMOS DE EDUCACIÓN ESPECIAL Y DE LA ESCUELA NORMAL DE ESPECIALIZACIÓN (ENE) DE LA CDMX.

Una de nuestras primeras publicaciones en la que explicamos la problemática que dio origen al movimiento estudiantil de la ENE.

Un texto de Sabina Itzel Hermida Carrillo/ Cuidadora de personas con discapacidad y ex alumna disidente de la ENE.

El Comité Estudiantil de la ENE el 7 de enero de 2019, ese día el paro estudiantil se rompió de manera violenta ante la mirada indiferente de la directora de la institución y una representante de la DGENAM.

El 3 de octubre de 2018, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), declaró inconstitucional la modalidad de Educación Especial al considerar que “La exclusión de alumnos con discapacidad del sistema educativo general es discriminatoria”,esta disposición es resultado de la Reforma Educativa y la política de Inclusión Educativa que plantea que toda persona independientemente de su condición tiene derecho a recibir educación de calidad de manera igualitaria.

La disposición de la SCJN ha despertado diversas reacciones entre todos los actores involucrados en dicha modalidad educativa; los alumnos de la Escuela Normal de Especialización (ENE) mantienen un paro estudiantil desde hace más un mes como protesta a esta medida que termina de desmantelar el muy débil y resquebrajado proyecto de atención educativa a alumnos con discapacidad.

Cabe mencionar que la ENE fue la primera institución formadora de maestros especialistas que existió en México, a lo largo de sus más de 70 años de historia ha sufrido muchos cambios y reestructuraciones. Desde hace poco más de cinco años, se supo que la permanencia de la escuela y de Educación Especial estaba en riesgo, pero es ahora cuando el proyecto de desaparición se concreta a través de la transformación de la Licenciatura en Educación Especial en Licenciatura en Inclusión Educativa, eliminando las cuatro áreas de formación: auditiva y lenguaje, motriz, visual e intelectual, imponiendose un nuevo plan de estudios y malla curricular que establecen la misma formación para todos los alumnos.

Ingresé en 2011 a la ENE como alumna del área intelectual, en 2013 me involucré en el movimiento magisterial en contra de la Reforma Educativa y de la violencia ejercida en contra de la CNTE; desde ese entonces se sabía el cambio que venía y se advirtió de todas las formas a alumnos, maestros en servicio y otras personas involucradas en Educación Especial; se nos dijo hasta el cansancio que estábamos locos, que todo eran rumores y que ni la modalidad educativa ni la ENE sufrirían daño alguno. Lamentablemente, el tiempo nos dio la razón…

Uno de los motivos del conflicto en la normal, es que los alumnos que ingresaron este ciclo escolar fueron víctimas de un engaño: la convocatoria salió para Licenciatura en Educación Especial en sus cuatro áreas de formación, ellos concursaron y al ingresar les comenzaron a impartir el nuevo plan de estudios y malla curricular que pretende formarlos como Licenciados en Inclusión Educativa ¿No es esto un fraude y un vil engaño de las autoridades educativas? ¿A quién culpar?

Las razones principales de la lucha que mantiene la comunidad estudiantil son las siguientes:

● La nula capacidad del sistema educativo nacional para implementar de forma correcta la política de inclusión; las escuelas no cuentan con la infraestructura, el personal ni las herramientas para atender a los alumnos con discapacidad u otros grupos vulnerables.
● La imposición del nuevo plan de estudios y malla curricular que desaparece la figura del maestro especialista; ahora serán Licenciados en Inclusión Educativa sin que se tenga claridad sobre sus verdaderas funciones y las oportunidades laborales que tendrán al titularse.
● El engaño del que fueron objeto los alumnos de nuevo ingreso, ahora en 1er semestre.
● Se deja de lado a aquellos educandos que, por su grado de dependencia, no cuentan con las herramientas ni capacidades para incluirse en un sistema regular; condenando a un extenso grupo de ellos a la deserción, el acoso escolar, el aislamiento y la marginación.
● La discriminación se acentúa al aplicar una política que en nuestro país únicamente obedece al objetivo de reducir al máximo el presupuesto destinado a la formación de grupos en situación de vulnerabilidad.
● La opacidad en la toma de decisiones y el sesgo informativo que mantiene a la comunidad estudiantil de la ENE, maestros en servicio, alumnos y padres de familia en constante incertidumbre sobre el futuro.
● La deplorable actuación de las autoridades de la Escuela Normal de Especialización (ENE) y la Dirección General de Escuelas Normales y Actualización del Magisterio (DGENAM) que han intentado acallar las voces de inconformidad a través de mentiras, amenazas veladas e intimidación a la comunidad estudiantil.

La lucha en defensa de la Educación Especial, no se limita a exigir la permanencia de las Normales de Especialización y de la licenciatura; es necesario destacar la importancia de esta modalidad educativa para toda la población de un país donde se estima que cada familia tiene al menos un miembro en situación de discapacidad o con alguna barrera para el aprendizaje.

Es de suma importancia que se genere un nuevo modelo de Educación Especial, basado en la diferencia y la diversidad; se debe brindar a los alumnos, las herramientas para su desarrollo integral y su independencia; la escuela inclusiva en el contexto del sistema educativo mexicano no dignifica al sujeto, lo vuelve más vulnerable y representa una barrera para su aprendizaje.

Tampoco es una protesta que deba llevarse a cabo únicamente por los alumnos de la ENE sino por todos los directa o indirectamente involucrados en la atención de personas con discapacidad; los familiares, cuidadores, maestros en servicio, autoridades educativas y todos los que tenemos contacto con este sector de la población debemos pelear esta batalla.
Sorprende el silencio y la apatía de las otras escuelas Normales de la CDMX, también sorprende la indiferencia de la mayoría de los maestros que laboran en esa institución y de los egresados.

Desde pesta plataforma, expresamos nuestro apoyo a la lucha en defensa de la Educación Especial y a los estudiantes de la ENE; hacemos un llamado a la comunidad a informarse y acercarse a ellos para conocer sus puntos de vista, demandas y perspectivas sobre este atropello planeado y ejecutado desde las más altas esferas del poder.

Cierro con un cuestionamiento que considero necesario plantear:

¿Qué es más discriminatorio: brindarle al alumno una atención especializada de acuerdo a su condición, o “incluirlo” en un aula regular dentro de una escuela que carece de las herramientas y el personal para proporcionarle una formación de calidad?

El día de ayer, viernes 31 de mayo de 2019, la ENE logró la eliminación del plan de estudios 2018 y el restablecimiento de la Licenciatura en Educación Especial.

Los estudiantes son el futuro de nuestro país ¡NUNCA MÁS, UN CAMBIO SIN NOSOTROS!