Archivo de la etiqueta: CONADIS

“Lo que el CONADIS se llevó, y lo que nos dejó”.

*Redacción Educación Especial Hoy

Adiós al CONADIS.

La desaparición del Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS), ya es un hecho. Este organismo, fue creado con el objeto de establecer la política pública para las personas con discapacidad, así como promover sus derechos humanos, su plena inclusión y participación en todos los ámbitos de la vida”.

Desde que inició la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, comenzó una dura batalla en defensa de este organismo; el cual se va sin que se haya nombrado un titular y sin que las 50,000 firmas recabadas para pedir su permanencia fueran suficientes para salvarlo.

Diversas organizaciones, activistas, legisladores, periodistas, personas con discapacidad, familias y otros interesados en el tema, se han reunido, organizado y compactado para intentar generar un movimiento que lograra poner un alto al gobierno de la 4T y garantizara la permanencia del CONADIS o la creación de otro organismo con mayores facultades, autónomo e independiente.

El gobierno, no cedió. El CONADIS se va, y en su lugar quedará un Sistema de Atención a la Discapacidad, iniciativa que ya ha sido avalada por la Secretaría del Bienestar. Esto significa que la petición de autonomía e independencia, también fue ignorada.

¿A quién le afecta la desaparición del CONADIS?

Al grupo mencionado.

¿A quién le beneficia la permanencia del CONADIS?

Únicamente a ellos.

REFLEXIONEMOS SOBRE EL ASUNTO:

El 3 de mayo de 2008, entró en vigor la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad; de acuerdo al Artículo 33 de la misma, México debe contar con un organismo gubernamental que asegure el cumplimiento de dicha convención, e incida en las políticas públicas en materia de discapacidad. Ese organismo era el CONADIS.

Artículo 33 de la Convención sobre mis Derechos de las Personas con Discapacidad.

Sin embargo, su incidencia e impacto en la calidad de vida de las personas con discapacidad han sido prácticamente nulos. Su desaparición pasará desapercibida y nadie salvo el grupo que lo defiende lo va a lamentar; la mayoría de las personas con discapacidad en México, seguirán viviendo de la misma manera, muchas de esas personas nunca oyeron hablar de ese organismo y nunca se beneficiaron de él.

Importante resaltar, que a pesar de que la CDPD fue una iniciativa del gobierno mexicano, nuestro país incumple con todos los artículos de la misma; esto quiere decir que el organismo encargado de velar por su cumplimiento, no ha hecho el trabajo para el que fue creado.

Si el CONADIS era inoperante e  indefendible ¿Por qué es tan importante para este grupo?

La respuesta es una: poder.

La existencia de un organismo como ese, les ha permitido posicionarse, imponer agendas políticas y asumirse como representantes de todas las personas con discapacidad. Una plataforma política de gran valor, que no querían perder.

Pero no nos equivoquemos, la desaparición del CONADIS, no desaparece el control y el poder de estas organizaciones “dueñas de la discapacidad y de las decisiones”; si no es ahí, buscarán los medios para seguir manteniendo el control, justo lo que están haciendo ahora.

¿Quienes son sus defensores?

Aparte de los ya mencionados: miembros del Movimiento Tres Doce, académicos e integrantes de la Asamblea Consultiva del CONADIS. Estos actores, se han unido para recabar firmas que sustenten una carta dirigida al presidente de la República y a otros funcionarios. El mensaje es el siguiente:

#InclusiónNoSoloPensión
Licenciado Andrés Manuel López Obrador,
Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos

Los al menos siete millones de personas con discapacidad (PcD) que viven en México no tienen satisfechos sus derechos básicos.

Más de la mitad vive en la pobreza: 54% de acuerdo con el Consejo Nacional para Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (CONEVAL).

De cada 100 PcD, 55 no han completado la educación primaria.
En México son inexistentes las políticas que garanticen su derecho a vivir de forma independiente y a ser incluidos en la comunidad.

Las personas sordas carecen de acceso a intérpretes certificados en lengua de señas mexicana, sólo hay 42 en el país.

Las PcD que viven en zonas rurales sufren condiciones de abandono extremo y marginación, consecuencia de la desigualdad y la discriminación múltiple por falta de acceso a salud, educación, vivienda, trabajo, justicia (Pronadis).

Estas desigualdades persisten por la falta de un marco institucional sólido que articule las acciones de todos los niveles de gobierno para hacer posible que las personas con discapacidad tengan una vida digna y acceso a todos sus derechos.

México, al firmar y ratificar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), se comprometió a contar con un organismo de alto nivel encargado de hacer esto posible. En la Ley General para el desarrollo y la inclusión de personas con discapacidad vigente, este organismo es el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS). En estos seis meses de su administración no se ha nombrado a una persona titular y sabemos que su gobierno analiza desaparecerlo.

Sabemos también, que está consciente de las necesidades apremiantes de las personas con discapacidad y de la importancia que sean incluidas al desarrollo; la agenda es un asunto de justicia social y es urgente cumplirla. Si bien el CONADIS hasta ahora no ha logrado cumplir el mandato para el cual fue diseñado, habría que mejorarlo, perfeccionarlo y no desaparecerlo. Por el contrario, proponemos colocarlo en la agenda de derechos humanos que impulsa su gobierno en lugar de limitarlo a una política de asistencia social.

Desde una visión de Derechos Humanos, la respuesta institucional para abatir el rezago debe ser echar a andar una serie de programas y acciones en todas las dependencias, nombrar a una persona responsable de coordinarlo, evaluarlo para medir resultados y que haya un compromiso desde la Presidencia para que se cumpla.

No solo la pobreza mantiene excluida a esta población, sino también la discriminación estructural por el solo hecho de tener una discapacidad. Si bien reconocemos que existe una partida presupuestal histórica para aliviar, en alguna medida, las condiciones de pobreza extrema de un millón de personas, es indispensable complementar esta acción con la articulación de políticas públicas para lograr que todos los mexicanos con discapacidad gocen de los mismos derechos y dejen de ser ciudadanos de segunda.

El 3 de mayo de 2019, la Relatora Especial sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Catalina Devandas Aguilar, envió una comunicación al gobierno mexicano expresando “su grave preocupación sobre el anuncio de la posible disolución del CONADIS”.

También manifestó que le preocupa lo siguiente: “(Que) el enfoque de derechos humanos que introduce la CDPD sea desplazado por un enfoque desactualizado, en donde las necesidades de las personas con discapacidad se quieran remediar de manera asistencialista y no a través de intervenciones públicas tendentes a eliminar las barreras sociales que limitan su participación plena”.

Por todo esto, lo urgimos, señor presidente, para que tome acciones en favor de millones de mexicanos con discapacidad y sus familias (al menos 25 millones) y que se implementen en el corto y mediano plazo.

Proponemos que, por intermedio de la secretaría de Gobernación, se instale una mesa de trabajo plural con organizaciones de y para personas con discapacidad, aliados y expertos para que entre todos contribuyamos a construir un organismo mediante el cual el Estado Mexicano cumpla sus obligaciones. Si no es CONADIS, definamos cuál sería este mecanismo.

La transformación del país que usted ha prometido no será posible sin las personas con discapacidad que han sido siempre excluidas y discriminadas. Una respuesta institucional desde los derechos humanos en este tema sería un legado histórico de su gobierno.

Atentamente,

“Nada de nosotros, sin nosotros”.

La misiva, puede percibirse como un genuino llamado a la democracia y al respeto a los Derechos Humanos, sin embargo, el que personajes involucrados en la violación de los mismos derechos que dicen defender y en la imposición de agendas políticas, respalden y difundan la iniciativa; despierta nuestras más profundas sospechas sobre la verdadera intención de la carta.

Sería erróneo afirmar que todos los integrantes del movimiento que lleva por nombre #Artículo 33, son malintencionados y tienen intereses particulares; sin embargo, su interés en los derechos humanos, los lleva a legitimar la propuesta del Movimiento Tres Doce y a facultarlos para seguir incidiendo y decidiendo en nombre de todos.

Dos de los miembros de nuestro colectivo, fueron invitados al grupo y a respaldar la iniciativa,el día de ayer fueron expulsados por manifestar la necesidad de denunciar la problemática educativa y la violación de los derechos de los alumnos con discapacidad que asisten a las escuelas públicas, cometida por la Secretaría de Educación Pública (SEP), y su titular Esteban Moctezuma Barragán. Se les dijo que “ese no es el objetivo del grupo” y “no se puede forzar el apoyo a nuestra causa”. Una respuesta lamentable, de parte de aquellos que dicen defender los derechos de las personas con discapacidad.

Recordemos que el Movimiento Tres Doce, ha sido designado por la SEP para encabezar e implementar la Estrategia Nacional de Inclusión Educativa; acción que pretenden realizar sin la participación de alumnos, padres de familia y maestros. A los docentes, les hizo llegar una serie de formatos a llenar de manera exprés y una “encuesta” de opinión con respuestas de opción múltiple, amañadas para legitimar la estrategia. Sin duda, esto será asumido como “consulta”.

Recordemos también que durante décadas, se ha percibido a la escuela pública y a sus maestros como meros operadores de las políticas educativas, que ejecutan y asumen las decisiones sin cuestionar y que no tienen derecho a opinar ni a participar en la construcción del modelo educativo en turno. Es momento de que esa situación cambie y de que la sociedad entienda, que maestros y alumnos también son sujetos de derechos que el Estado tiene la obligación de respetar y garantizar su ejercicio.

Ante esta situación, planteamos las siguientes preguntas:

¿Dónde quedan los alumnos con discapacidad y sus familias?

¿En qué momento se les va a preguntar su opinión?

¿Cómo justificará la SEP que se está violando su derecho a decidir y a participar de las decisiones que les afectan?

Seguimos esperando que el secretario de educación responda a estas y más interrogantes que no pueden ser ignoradas, y abra las mesas de diálogo a la participación de la comunidad de la escuela pública.

El CONADIS, ha guardado silencio ante la problemática educativa, y sus funcionarios han estado presentes en las mesas de trabajo realizadas en la SEP de manera privada. Otra evidencia de a quien ha servido en realidad este organismo.

En conclusión: respaldar la petición de #Artículo 33, es respaldar al Movimiento Tres Doce y empoderarlo para continuar con su plan de lucrar con la educación de las personas con discapacidad en México.

El colectivo Educación Especial Hoy, manifiesta su rechazo su iniciativa y exige el respeto irrestricto a todos los derechos de los alumnos de las escuelas públicas y sus familias.

También, manifestamos nuestro rechazo a las políticas asistencialistas de la actual administración, y exigimos la implementación de políticas públicas que realmente beneficien a las personas con discapacidad y les garanticen en acceso a una vida digna e independiente.

¡NUNCA MÁS, UN CAMBIO SIN NOSOTROS!